En orden, sin gritos ni cantos

El grupo fue limitado, por una orden de la Santa Sede
(0)
23 de noviembre de 2013  

ROMA(De un enviado especial).- El Vaticano no quería sorpresas como ocurrió en agosto con la delegación de la AFA que visitó al Papa. Ese día fueron más de 50 los dirigentes, futbolistas y personajes como el Tula, que se hizo bendecir el bombo. En esta oportunidad, por pedido de la Santa Sede, no debían superar los 50.

Además de los 24 jugadores y el staff de entrenadores estuvieron presentes el capitán Juan Fernández Lobbe, Juan Figallo y Gonzalo Camacho (los tres se recuperan de distintas lesiones). También acompañaron a los jugadores algunas de las esposas con sus hijos. De la UAR viajó al encuentro la mesa chica del Consejo Directivo: el presidente Luis Castillo, Agustín Pichot (consejero), Julio Clement (consejero y presidente de la delegación), Carlos Barbieri (tesorero), Marcelo Ambroggio (secretario), Carlos Araujo (vicepresidente segundo), Fernando Rizzi (consejero) y Fernando Curet (vocal suplente).

Entre las autoridades argentinas participaron Juan Pablo Cafiero, embajador ante la Santa Sede; Torcuato Di Tella, embajador en Italia, junto con su esposa, Tamara; Alberto Balboa Menéndez, ministro de la embajada argentina ante la Santa Sede, y Francisco Irarrázaval, subsecretario de Deportes porteño, entre otros. No hubo gritos, cantos ni apuro por conseguir la foto. A diferencia de lo que pasó en agosto, la audiencia se desarrolló en orden.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.