Delegación. En orden, sin gritos ni cantos