En un superclásico caliente, Boca impuso su carácter y le ganó 2-1 a River en el Monumental