Cómo el vestuario de Barcelona se volvió un universo incontrolable para los dirigentes catalanes

Fuente: Reuters
(0)
25 de septiembre de 2019  • 12:20

Se abrió una puerta que parecía imposible de sortear. Pero el diario Mundo Deportivo, de España, consiguió dar con la llave correcta para revelar parte de la dinámica del vestuario de Barcelona y cómo fue creciendo el poder de los jugadores por sobre los dirigentes. Así lo expone en un detallado texto del periodista Xavier Bosch, publicado en las últimas horas. Detalla cómo supieron torcer la voluntad de Elvio Paolorosso, el preparador físico de Tata Martino, cuando dirigió al equipo y cómo el premio The Best para Lionel Messi puede resultar "sanador", para un vestuario que impone condiciones y tiene el control de todo.

"Después de cien años de historia, un día se cerraron los entrenamientos. Primero un rato. Luego, casi siempre hasta llegar a la puerta cerrada. Las ruedas de prensa de los futbolistas del Barça desaparecieron. Sólo habla uno, en vísperas de Champions, por obligación. También dejaron de conceder entrevistas. Luego, los jugadores pidieron no volar con la prensa en el avión. Concedido. Se les preguntó por el sustituto de Vilanova. Concedido. Pero a Paolorosso, preparador físico de Martino, le dijeron, al tercer entreno, que en el Barça ya no daban vueltas al campo. Concedido. Luis Enrique, tras la crisis de Anoeta, quería sancionar a más de uno. Le persuadieron de que no lo hiciese. Ganaron el triplete". Así, Mundo Deportivo detalla, punto por punto, cómo el vestuario fue sumando poder. Cómo, gracias a los resultados y a la espalda que dieron los títulos, los jugadores lograron privilegios y no dudaron de aumentar la presión a la hora de las exigencias económicas. "El económico fue un tema que se volvió incontrolable", dicen. Las fuentes del informe podrían estar en la propia dirigencia culé, cansada de una relación tirante que sale a la luz tras un flojo inicio de temporada. Y añaden: "Con Griezmann, las malas caras del verano para que no viniese no han servido, y así le va al francés".

Sobre las exigencias económicas, destacan que la presión no es solo puertas adentro, sino que también se utiliza a la prensa catalana para conseguir mejores arreglos: "Cuando se habla de un partido de Liga en Miami, se pide el visto bueno al vestuario. Si hay que ir a jugar un amistoso a Sudáfrica, se tiene que contentar a la plantilla con alguna propina. Cuando ganan la Liga, quieren una prima extra por llegar a los 100 puntos. Cuando ganan otra Liga, quieren otro bonus por terminar la temporada sin derrota alguna. Todos llaman a la puerta para cobrar más y subir un peldaño en el escalafón. Si no lo logran, hablan con los medios. Si lo consiguen, se dispara la masa salarial. A más de uno, de los que ya no están, cuando Hacienda les puso una multa que les quitó el hipo, pidieron al club que le ayudase a pagar lo defraudado. Se estudiaron fórmulas. Se enfadaron cuando les denegaron la petición".

Fuente: AP

Cómo presionaron para contar con Neymar, también es otras de las cuestiones que desnudó esta publicación de Mundo Deportivo: "Las lesiones son otro que tal. Uno no se opera porque quiere jugar el Mundial. Concedido. Otro se pierde una final porqué le entra la prisa por pasar por el quirófano. Concedido, qué remedio, la pierna es suya. Otro, cuando se lesiona, no acude a la cita con el médico. Y éste caso sí que se filtra porque es Dembélé y ellos quieren a Neymar y desprestigiar al francés forma parte del plan. Y pidieron a Neymar, sí. No es una leyenda urbana. Y, a pesar de una pérdida de dignidad histórica de la directiva, se les concedió de nuevo fichar al traidor. pero no pudo ser. El PSG no vende al Barça".

Y para Bosch, el premio a Messi puede resultar como un quiebre positivo en esta historia: "El merecido The Best para Messi tiene que ser agua bendita para el Barça y un punto de inflexión para la temporada. Jamás un premio individual pudo rearmar tanto un colectivo. El barcelonismo, y el vestuario, necesitaba una gran noticia de impacto mundial para volver a entrar en el espiral ganador: a más alegría, más confianza, a mayor confianza, más fútbol, a través del fútbol, más goles y mejores resultados y, a través de los resultados más confianza para hacer girar, de nuevo y con más ímpetu, el círculo virtuoso".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.