Divorcio: Independiente rompió relaciones con Gallego

El club de Avellaneda no le renovará el contrato al DT, que dirigirá hasta el 30 del mes próximo; Ruggeri, Brindisi y De León, candidatos a reemplazarlo
Francisco Schiavo
(0)
15 de mayo de 2003  

Fue la antítesis de esas historias soñadas, en las que inexorablemente el telón cae entre sonrisas y aplausos emotivos. Tanta tensión detonó un final abrupto: se rompió la relación entre Independiente y el entrenador Américo Gallego, el mismo que sacó al equipo de Avellaneda de la zona delicada del descenso y que le dio el título en el último Apertura. El presidente Andrés Ducatenzeiler, molesto por la indecisión y los planteos de Gallego, anunció ayer que no se renovará el contrato del director técnico, que en junio próximo abandonará su cargo (podría ir a San Lorenzo; ver página 10).

Ambos estudiaron las estrategias como si se tratase de una partida de ajedrez. Gallego dirigió la práctica de ayer en Villa Dominico. Un día antes había anunciado silencio durante toda la semana. Sin embargo, enfrentó las cámaras y los grabadores, y habló con firmeza y con dejos de ironía. "Me quiero quedar. Estoy contento porque la comisión directiva me apoya, especialmente el presidente, que me banca a muerte . Ellos hacen un esfuerzo enorme para conseguir jugadores y para que no se vayan muchos. Duca es hábil e inteligente. Si quiere seguir en la onda de los éxitos, tiene que seguir conmigo", comentó.

Sin embargo, a medida que transcurría la mañana, la versión de que se avecinaba una decisión drástica ganaba terreno. Y Gallego desafió: "Si no me renuevan el contrato no hay problema; trabajaré hasta junio. Pero hay que ver si hace eso... Vamos a ver si lo dice... Le mando saludos al presidente, él sabe que lo quiero mucho".

Ducatenzeiler hizo el anuncio minutos después, cuando aún se percibía el malestar por la extensa y acalorada charla de anteanoche con Claudio Curti, uno de los representantes de Gallego. "No encontré la respuesta esperada. Vamos a respaldar a Gallego hasta el 30 de junio. Pero él no va a seguir. A partir de hoy (por ayer) Independiente queda en libertad para trabajar en el proyecto que comenzará el 1° de julio. El es el mejor, aunque hay mucha gente que se da cuenta de la grandeza de Independiente cuando está fuera del club...", sentenció.

Ducatenzeiler se refirió a la cuestión económica, un tema crucial. "Hay una diferencia enorme de dinero, casi un 40 por ciento más respecto del acuerdo que habíamos alcanzado en enero último. La deuda por los premios está documentada. El sueldo lo cobra con un mes de atraso; siempre fue así." Lo cierto es que la institución le debe a Gallego el 85 por ciento del premio por el título en el Apertura 2002. Según trascendió, la cifra alcanzaría los 600.000 pesos.

Vale recordar que los dirigentes le ofrecieron varias veces la renovación contractual a Gallego y que le exigieron una respuesta para anteayer. La situación detonó porque la contestación llegó a destiempo y con condicionamientos. Hay un dato significativo: Daniel Grinbank, cara visible del grupo inversor que le cedió futbolistas al club, siempre se opuso a la prolongación del vínculo.

El DT ya no habló, pero se supo de su malestar. Sí lo hizo su manager. "Hay que tranquilizarse. La relación con los dirigentes era muy buena y no sé por qué se mintió. No sé de dónde salió eso del 40 por ciento. La cuestión pasaba por los impuestos y los contratos de los ayudantes. No les pedimos diez meses, sino unas horas más... El Tolo es un profesional y creo que va a cumplir con los siete partidos que faltan", dijo Curti.

Pese a que algunos dirigentes aseguran que el tema no está cerrado, Ducatenzeiler fue categórico: "Ahora empezamos de cero. Haré el duelo y después resolveré quién será el nuevo técnico. Eso sí, no va a ser un hombre del club". Se dijo que hay unos 25 nombres. Ya se mencionó a Oscar Ruggeri, Miguel Brindisi, Hugo De León y, aunque suene imposible, hasta Reinaldo Merlo.

Una relación que supo de todos los estados de ánimo se acaba de la forma menos pensada. Independiente y Gallego convivirán por siete partidos; después, se dividirán los caminos.

Esas extrañas coincidencias

Un entrenador que le dio la gloria a Independiente se retira del club entre el malestar y la confusión. Otra coincidencia más entre el Rojo y Racing, el clásico adversario, que no retuvo a Reinaldo Merlo cuando por delante tenía el gran objetivo de la Copa Libertadores y fue reemplazado por Ardiles. Sólo basta mencionar algunos casos. Ambos peligraron por el descenso y se consagraron campeones con dos hombres identificados con River, Gallego y Merlo, dos ex aguerridos volantes centrales; después de haber tenido una amplia diferencia, Racing e Independiente festejaron los títulos en el Apertura 2001 y 2002, respectivamente, en la última jornada del campeonato; la Academia resurgió de la mano de Fernando Marín y del gerenciamiento, mientras que Independiente se hizo fuerte gracias al aporte del grupo inversor encabezado por Daniel Grinbank.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.