Edgardo Bauza: el verdugo de la pesadilla, el elegido para el desquite