Ezequiel "Chimy" Ávila: el pase frustrado a Barcelona y el día que Néstor Ortigoza lo ayudó a salvar a su hija

En España, a Ezequiel "Chimy" Ávila se le abrieron el arco y las oportunidades, hasta que una lesión lo dejó fuera de las canchas y del radar de Barcelona
En España, a Ezequiel "Chimy" Ávila se le abrieron el arco y las oportunidades, hasta que una lesión lo dejó fuera de las canchas y del radar de Barcelona
(0)
19 de mayo de 2020  • 14:49

"Me lesioné yo y después se lesiona Dembélé. Todo al revés pasó. Si no, entraba como por un tubo al Barcelona, como el chancho a la batata", aseguró Ezequiel Ávila, el delantero rosarino que juega en Osasuna y en enero pasado estuvo en el radar del equipo catalán. El Chimy podría haber sido compañero de Lionel Messi, pero la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda frustró el pase.

"Mi representante lo estaba manejando. Primero no se podía dar por el tema del cupo de los comunitarios, ya que la única forma era si salía o se lesionaba un jugador", explicó en Fox Sports el ex futbolista de San Lorenzo, que llevaba nueve goles y tres asistencias hasta la lesión. En ese momento, "mucha gente me decía que no juegue", para no comprometer el pase.

"Yo quería jugar, que es lo que más me gusta. No me sale hacerme el lesionado, hacerme el b... El compromiso lo tengo con Osasuna, que es el que le está dando de comer a mi hija. Ni Barcelona, ni Real Madrid, ni Inter, ni ninguno de esos", contextualizó. "Primero tengo que cumplir con la gente que me está pagando y con la gente que paga por ver nuestro espectáculo. El entrenador me preguntaba cómo estaba de la cabeza, que llevaba dos semanas que me llamaba todo el mundo y yo le decía que mi cabeza estaba en jugar y divertirme", agregó Ávila. No sólo no se hizo el pase, sino que debió ser operado a fin de enero, tras la lesión frente a Levante.

Ezequiel Ávila se toma la cabeza luego de su lesión, en enero; hoy, continúa la rehabilitación
Ezequiel Ávila se toma la cabeza luego de su lesión, en enero; hoy, continúa la rehabilitación Crédito: Captura de TV

El Chimy tiene una historia de vida creciendo en situación de vulnerabilidad, pasó dos años sin jugar porque no lo quería ningún club y llegó a ganarse la vida como albañil mientras su hija estuvo internada. Hoy, afianzado en la Liga de España, la experiencia le cambió la vida, y no reniega que el destino le jugó una mala pasada justo cuando Barcelona puso los ojos en él.

Recuerdos, de todo tipo. Este martes hubo más detalles de Néstor Ortigoza, que fue su compañero en San Lorenzo: "Lo tuvimos que encarrilar un poco", sostuvo el mediocampista, que ahora juega en Estudiantes de Río Cuarto. Además, recordó que por entonces recibió un llamado del Chimy a las 3 de la mañana diciéndole que la hija se estaba muriendo. "Estaba violeta la nena, no podía respirar. La llevamos al médico y, por suerte, lo superó", dijo en Fox Sports.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.