Lionel Messi y un mínimo castigo: solo se perderá un partido por su roja en la Copa América

Messi, el día de la expulsión frente a Chile junto con Medel
Messi, el día de la expulsión frente a Chile junto con Medel Fuente: AP
Alejandro Casar González
Cristian Grosso
(0)
23 de julio de 2019  • 20:00

En un momento corrió un frío sudor por la espalda. Si la Conmebol había desplazado a Claudio Tapia por "la gravedad de las expresiones vertidas públicamente", la misma lógica dejaba desarropado a Lionel Messi y expuesto a una severa sanción. Con diferencia de cuatro días, entre los partidos con Brasil y Chile por la Copa América, el capitán había encadenado su diatriba explosiva: "Se cansaron de cobrar boludeces y hoy no fueron nunca al VAR...", seguido de "lo que dije la vez pasada quizás pasó factura. Nosotros no tenemos que ser parte de esta corrupción", disparó tras no haber subido al podio a recibir la medalla por el tercer puesto. La atención, que se había concentrado en Tapia, giró al conocerse la pena para Messi: una fecha de suspensión que deberá cumplir en el estreno de las eliminatorias del Mundial de Qatar, y 1500 dólares de multa. Leve, una pena menor. Pero atención: este castigo responde a la tarjeta roja que recibió por propiciar e involucrarse en la gresca con el chileno Gary Medel, y cierra el expediente deportivo. Pero todavía quedan otros dos expedientes por resolver.

La expulsión de Messi contra Chile - Fuente: TV Pública

00:28
Video

La celeridad en la comunicación de la sanción respondió a la necesidad de no alentar rumores. Tras arrebatarle a Tapia su lugar en el Consejo de la FIFA por haber perdido la confianza de sus pares sudamericanos, la entidad que conduce el paraguayo Alejandro Domínguez no quería alimentar una usina de versiones y conjeturas. Por eso apresuró la decisión.

El segundo expediente que la Conmebol dará por resuelto es el que le abrió el Tribunal de Ética por sus graves acusaciones. Entonces, la entidad le reclamó pruebas a Messi para sostener semejante señalamientos. Las disculpas del crack de Barcelona fueron incluidas en una carta enviada por la AFA a la Conmebol el pasado 20 de julio. Allí, el capitán argumentó que sus expresiones respondieron a "un caso de estrés emocional", que sus cargos de corrupción no iban dirigidas a ningún funcionario en particular, sino que solo obedecieron a "la calentura del momento". Se rectificó. Descuidó las formas y aceptó el error.

Pero un expediente se mantendrá abierto, y la Conmebol volverá a analizar la situación antes de expedirse. Es el acta disciplinaria a raíz de sus explosivas declaraciones, de las que, por cierto, Tapia tomó distancia. Al menos tres fuentes cruzadas le confiaron a LA NACION que el presidente de la AFA dijo no compartir el vocablo "corrupción" invocado por Messi. La Conmebol buscará que los testimonios de Messi no resulten gratuitos. La palabra "corrupción" todavía resuena en cada rincón de la sede en Luque. Temen que, por ejemplo, mañana un jugador de cualquier seleccionado sudamericano, molesto por alguna expulsión o determinación del VAR, tome impulso en el ejemplo del rosarino para descargar su catarata de acusaciones. Por eso, estudian alguna penalidad. Pero probablemente se diluya en una sanción inocua. ¿Qué sería una penitencia inofensiva? Entre dos y seis meses de suspensión, una condena que le impediría participar de los próximos amistosos; por ahora hay tres confirmados y pueden llegar a seis como máximo.

Fuente: LA NACION - Crédito: Anibal Greco

Vale recordar que, reglamentariamente, la sentencia podía extenderse hasta 24 meses. Por eso esta pena no entorpecería los planes cercanos de Lionel Scaloni, hasta Barcelona celebraría porque no se debería ocupar de cederlo, y la Conmebol podría mostrárselo a las federaciones como una muestra de autoridad, de fortaleza y convicción, aunque se trate de la figura de Messi. Pero en síntesis, atendiendo lo trascendente, el capitán solo faltaría en la apertura del camino a Qatar 2022, allá por marzo del año próximo, ante un adversario todavía por resolver.

Cerca de Messi tampoco esperaban una sanción severa con respecto a la expulsión. Y en línea con lo que ocurrirá, tampoco aguardan rigurosidad en el expediente pendiente. Con el paso de los días, LA NACION averiguó que aceptaron que el capitán se excedió, que los modos fueron tan precipitados como desaconsejables. Pero siempre defendieron que la reacción resultó genuina, producto del malestar del plantel y en representación de un colectivo. Que nadie lo condicionó ni influyó en su proceder. Que se trató del primer desborde en su carrera, al interpretar que la Argentina había sido perjudicada ante Brasil y Chile. Que sin antecedentes y habiendo extendido sus disculpas por escrito a la Conmebol -reconocimiento evidente del error-, las noticias traerían alivio desde Luque, en las afueras de Asunción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.