Ocho consejos para los argentinos que viajen al Mundial

El transporte, las reservas, las entradas, los sitios imperdibles y qué precauciones tomar en Sudáfrica son algunos de los detalles a tener en cuenta antes de partir
(0)
7 de diciembre de 2009  • 08:28

JOHANNESBURGO, Sudáfrica.- La embajada de la Argentina en este país junto con fuentes de la FIFA estiman que para junio de 2010 vendrán por el Mundial unos 5000 argentinos, aproximadamente. Podrían ser más si la fortuna acompaña al seleccionado y avanza a las instancias finales. De todos modos, vale la pena un rosario de consejos para aquellos que estén con planes de visitar Sudáfrica.

Transporte y movilidad: a diferencia de otros países, Sudáfrica sufre como ningún otro la falta de una confiable y segura red de transporte público. No hay colectivos con circuitos predeterminados, sino que hay combis que trazan su recorrido a conveniencia y que son peligrosos. El trazado del tren no cubre demasiadas zonas urbanas, además de no ser aconsejable y aquí es de poco uso. El taxi es quizá una buena alternativa, aunque siempre es preferible tomarlo en la puerta del hotel o solicitarlo por teléfono. El panorama se puede modificar de acuerdo a la ciudad. En Johannesburgo, que es la sede central y albergará al menos dos partidos del seleccionado, es un riesgo caminar por las calles, salvo en el exclusivo barrio de Sandton, que será donde se alojen la mayoría de hinchas y planteles. Pretoria, además de ser más pequeña, tiene niveles de riesgo muchos más bajos.

"No habrá suficiente disponibilidad para moverse libremente. Lo ideal para los visitantes sería contratar un bus privado que los traslade del hotel al estadio, y viceversa. No es recomendable caminar por las calles y tomar taxis", advierte el embajador de nuestro país, Carlos Sersale di Cerisano.

Los trayectos largos es conveniente hacerlos en avión. En caso de alquilar un auto, debe ser precavido: a diferencia de la Argentina, aquí el volante del conductor se sitúa en el lado derecho

Precaución: advertidos sobre los riegos de caminar por las calles, los horarios deben ser respetados como una medida cautelosa a aceptar. En Johannesburgo, caída la noche, recorrer la calle es como agonizar en una penumbra gris y solitaria. No es así en Ciudad del Cabo, por citar un ejemplo.

Sudáfrica tiene 132.631 policías y estima incorporar 20 mil para el Mundial. Es uno de los países con más hombres de seguridad por habitante. Para tener una idea de la cantidad, el promedio es como el de Canadá y el de los Estados Unidos. Pese a esta estrategia de blindaje, el visitante debe mantener los recaudos lógicos: no andar por zonas desconocidas, moverse preferiblemente en grupos y no descuidar las cosas personales.

Reservas: en una charla con LA NACION, el embajador argentina había aconsejado: "Lo mejor es que vengan con un paquete turístico armado que combine fútbol, safaris y otras atracciones. No se puede improvisar en este país". Y después, en una entrevista con la revista El Gráfico, ilustró el panorama: "Es como si vivieras en un suburbio de una gran ciudad norteamericana: las cosas están a lo largo de las carreteras, no se puede ir a caminar".

En caso de viajar a este país sin alguna reserva, hay agencias turísticas que organizan visitas guiadas o hacen de nexo para trayectos más largos, como al famoso Parque Nacional Kruger, a cinco horas en auto de Johannesburgo. El problema de las agencias es que difícilmente puedan diseñar el programa en el momento, mucho menos durante el Mundial, que es cuando el gobierno local estima que ingresará medio millón de visitantes durante el mes de competencia.

Entradas: la FIFA ya ha vendido casi 680 mil entradas de las 3.100.000 que saldrán a la venta. Se abrió hace tres días la tercera etapa de venta que durará hasta el 20 de enero. Para acceder a los tickets debe ingresar en www.fifa.com/2010 . Habrá otra etapa entre el 9 de febrero y el 7 de abril. Los precios varían entre los 20 y los 70 dólares, y se esperan aumentos para las instancias finales. A cada país se le asignará el 12 por ciento de la capacidad del estadio para su parcialidad. Es decir, que cuando la Argentina debute en Ellis Park ante Nigeria, los compradores argentinos tendrán prioridad sobre una porción de las ubicaciones.

Alojamiento: tal vez el mayor problema del alojamiento es lo poca oferta que pueda existir en alguna sede predeterminada, por ejemplo en Ciudad del Cabo, donde la FIFA prevé, en caso de no haber sitios disponibles, montar hoteles flotantes en el Atlántico. Ahí es posible, no en otros puntos. De todos modos, la oferta es variada, desde guest houses (hoteles de menor rango que podrían costar 60 dólares la noche) a hoteles cinco estrellas. Hay una suerte de hostales que se ubican en los suburbios de las ciudades camino a los safaris.

Lo más probable es que los argentinos que se instalen en Johannesburgo lo hagan en Sandton, una zona exclusiva, pero en la que también hay ofertas de alojamiento más económicas. Como en todo, para los que prefieren la vida con todo incluido y para los que no, hay opciones. Pero recuerde que es conveniente y seguro viajar con las reservas ya hechas desde la Argentina. Si decide hospedarse en Pretoria, moverse a las sedes cercanas implicaría casi lo mismo que desde Johannesburgo.

Sitios imperdibles: si el fútbol le permite un respiro, no se puede dejar de visitar el Museo del Apartheid, en Johannesburgo. Es un peregrinaje por la historia que vale la pena para comprender la gesta de Nelson Mandela y la reconversión de Sudáfrica. Cerca de aquí no estaría mal un paseo por el barrio de Soweto, uno de los focos más vigorosos en la lucha para terminar con la política de segregación racial.

Ciudad del Cabo tiene su maravilla en Table Mountain y su capítulo de leyenda en Robben Island, donde estuvo Mandela durante 18 de los 27 años que permaneció en prisión. Así como Durban tiene sus playas (el Mundial se jugará en invierno) y Nelspruit es la puerta de acceso al Parque Kruger, cada una de las nueve sedes tiene sus encantos.

No hace falta visa: los argentinos que deseen visitar Sudáfrica no es necesario que tramiten la visa. Tampoco se requieren vacunas. La única exigencia es que el pasaporte tenga como mínimo 30 días de vigencia a partir de la llegada al país. Es válida una aclaración sobre el tipo de cambio: un dólar equivale a 7 rands sudafricanos, aproximadamente. Para más información: www.embassyofargentina.co.za .

Cómo llegar: desde Buenos Aires hay vuelos directos por South African Airlines y Malaysia Airlines. La primera compañía viaja directo a Johannesburgo todos los domingos y viernes, aunque a partir de 2010, tendrá vuelos todos los días. Malaysia, en cambio, ingresa al país por Ciudad del Cabo y luego aterriza en Johannesburgo, con una frecuencia de dos vuelos semanales, miércoles y domingos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.