Se llamaba Lenin y fue un símbolo soviético: la historia del Luzhniki, el estadio que se reinaugura con Messi y la selección argentina