Superliga: los cuatro hombres clave del presente de Argentinos, un puntero impensado

La columna vertebral del puntero: Dabove, Torren, Hauche y Chaves
La columna vertebral del puntero: Dabove, Torren, Hauche y Chaves Fuente: Archivo
Julián Lichene
(0)
2 de noviembre de 2019  • 00:01

Argentinos Juniors es el puntero de la Superliga a base de solidez y compromiso colectivo. Ha ganado siete de los once primeros partidos con nombres poco rutilantes, como los de Damián Batallini, Carlos Quintana y Elías Gómez, por citar algunos. El único refuerzo de renombre fue Santiago Silva, quien sólo convirtió un tanto en el torneo, pero se mantiene como pieza importante en el equipo titular. Detrás de los mencionados, hay otros jugadores que se presentan hoy como la columna vertebral que comanda el entrenador (y exentrenador de arqueros) Diego Dabove.

Lucas Chaves

Que Argentinos Juniors sea el segundo equipo menos vencido del torneo con seis tantos puede hablar de varias cuestiones: defensa en bloque con colaboración de mediocampistas y delanteros en la marca, por ejemplo. Pero la firmeza de la estructura arranca desde el rol de su arquero Lucas Chaves.

Chaves tiene asistencia perfecta en el torneo y se ha ganado la confianza de sus compañeros, el entrenador y la gente.

Nacido en Martín Coronado, hizo inferiores en River hasta quedar libre y continuó su carrera en las juveniles de Argentinos. Gabriel Heinze fue el que lo hizo debutar en los últimos cotejos del torneo de la B Nacional en 2017, cuando el equipo se encaminaba al ascenso.

A pesar de no tener una gran altura (1m79) y de haber despertado el resquemor de varios hinchas por su inclinación a jugar con los pies -y a veces temerariamente-, en esta Superliga se ha afianzado en al arco. Una prueba de ello es que mantuvo su valla invicta en seis de las once fechas disputadas. Ágil de piernas y difícil para los delanteros rivales en el mano a mano, de a poco se ve su madurez al ser una de las voces del fondo y en arriesgar solo cuando lo cree necesario. Con 24 años, este admirador de sus colegas Armani y Andrada, forma parte del presente y el futuro del club.

Miguel Torrén

Miguel Torrén lleva casi una década en el club con más de 200 partidos jugados (llegó en el 2010, luego de que Argentinos se consagrara campeón de la mano de Claudio Borghi) y con total lógica, el primer defensor central se ha transformado en el líder del equipo, la voz más importante dentro del plantel.

El santafecino de 31 años soportó dos descensos con esta camiseta (abril del 2014 y mayo del 2016), aunque a la vez fue parte de los dos ascensos (diciembre del 2014 y julio del 2017), hoy es una de las columnas vertebrales del conjunto de Dabove. A pesar de no tener gran altura (1m75), es difícil superarlo en el juego aéreo, muestra ductilidad con los pies, a tal punto que suele patear tiros libres (con Talleres estuvo cerca de concretar, pero el palo se lo impidió) y velocidad para los anticipos, algo que lo convierte en un zaguero difícil para cualquiera. A todos esos atributos, se le suma la experiencia.

Pocos saben que fue campeón en Cerro Porteño con Pedro Troglio en el 2008, quien fue el que lo llevó a Argentinos para jugar la Copa Libertadores de 2011.

En junio de este año estuvo a punto de transformarse en jugador de Independiente, pero las negociaciones no llegaron a concretar el pase y él decidió quedarse.

Gabriel Hauche

A punto de cumplir 33 años (el 27 de noviembre), el delantero que ya estuvo en la institución desde el 2006 al 2009, es el actual goleador del equipo con cuatro tantos (goles a Banfield, Central Córdoba, Arsenal y Talleres) y uno de los artilleros de la Superliga.

Gabriel Hauche surgido de Temperley muestra un nivel destacado y aporta su experiencia en ataque, un ítem en el que Argentinos Juniors no sobresale del todo (trece goles en once fechas). No parece haber perdido velocidad y exhibe movimientos inteligentes que demuestran su evolución: ya no es el wing que juega por las puntas, sino que se mueve por todo el frente de ataque y sabe ubicarse en el área. Contra Arsenal por ejemplo, por la 9° fecha, definió con un cabezazo por detrás de los centrales.

Volvió al club en enero de este año, libre de Millonarios de Colombia, luego de haber estado en Toluca y Tijuana, ambos de México, y de haber salido campeón con Racing en el 2014.

Su llegada coincidió con la del entrenador Diego Dabove, que dio el visto bueno para su incorporación. Con el correr del tiempo se fue convirtiendo en uno de los referentes del equipo y en palabra escuchada dentro del vestuario.

Diego Dabove

El entrenador del actual puntero es admirador de Jurgen Klopp, el conductor del Liverpool campeón de la Champions League y líder de la liga inglesa.

Diego Dabove prefiere la intensidad a la posesión, elige jugar con tres delanteros (4-3-3) y lo lleva a la práctica con el tridente Hauche, Silva y Batallini. Aunque también se adapta a las necesidades del partido. Es por eso que puede pasar a un 4-2-3-1 (con Francis Mac Allister y/o Fausto Montero y Franco Moyano como doble pivot y una línea más adelante que puede estar compuesta por Gabriel Hauche, Diego Sosa y Damián Batallini, dejando a Santiago Silva como única referencia de área) o a un 4-4-2 más clásico.

Hay casi una visión general de que este equipo de Argentinos es un obstáculo para cualquiera. Ganó siete partidos, empató tres y solo perdió uno, con Colón en Santa Fe. El técnico destaca la unión del grupo. Un dato interesante es que ya estuvo en Argentinos como entrenador de arqueros acompañando a Pipo Gorosito. Si hasta decidió no disputar la Copa Libertadores con Godoy Cruz este año tras sacarlo subcampeón en el 2018, para salvar a Argentinos del descenso, algo que consiguió en el primer semestre. Hoy vive un presente impensado, tal vez también para él.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.