Tras la euforia, la resaca: qué deja el Mundial cuando termina el fútbol