Un asado de dirigentes en Ezeiza, pero con la Superliga empantanada