Guerra entre barrabravas de Colón: una mujer quiso filtrar un cuchillo en un hospital para ayudar a su marido baleado

Los hinchas de Colón, en el partido ante River de Uruguay. La violencia se desató después.
Los hinchas de Colón, en el partido ante River de Uruguay. La violencia se desató después.
José E. Bordón
(0)
29 de mayo de 2019  • 19:37

SANTA FE.- En un enfrentamiento entre barras bravas de Colón, mientras se disputaba el cotejo que el sabalero le ganó por 3-1 a River de Uruguay por la Copa Sudamericana y logró la clasificación para los octavos de final, tres integrantes de una familia recibieron balazos y puñaladas en la manzana 11 del Fonavi San Jerónimo, ubicado en las inmediaciones del estadio del Barrio Centenario. Mariana González, de 47 años, que está grave, y Camila Soledad Ríos, de 23, y Alejandro Rodríguez, de 48, con heridas importantes pero de menor riesgo de vida, permanecen internados en hospitales públicos.

Según los investigadores, las víctimas denunciaron que sus atacantes serían familiares de Miguel Orlando "Nano" Leiva, líder de la barrabrava de Colón, herido a balazos la semana pasada en la vereda de su vivienda en Tarragona al 600 en el mismo barrio y también internado en el Hospital Provincial Dr. José María Cullen de esta capital. Desde la institución sanitaria se explicó que a Rodríguez le dispararon en el antebrazo derecho, hombro derecho y manos.

González, internada en el mismo lugar, presenta una profunda puñalada en el abdomen, la compensaron y fue operada de urgencia en el quirófano central. Posteriormente, la derivaron a la unidad de terapia intensiva, adonde quedó internada en estado reservado. La mujer alcanzó a balbucear a médicos y a policías que es tía de un tal "Chucky Ríos", y que sus lesiones habían sido realizadas por allegados del "Nano" Leiva.

Colón le ganó a River de Uruguay y pasó a octavos de la Sudamericana. Fuera de la cancha se escribió una historia sangrienta.
Colón le ganó a River de Uruguay y pasó a octavos de la Sudamericana. Fuera de la cancha se escribió una historia sangrienta. Crédito: Fotobaires

Finalmente, en el Samco de Santo Tomé, ciudad vecina a esta capital, los médicos atendieron a Soledad Ríos y constataron que presentaba heridas de arma blanca en lado izquierdo del tórax y en el brazo izquierdo, y aludió a que las autoras del ataque habían sido mujeres familiares de Leiva.

Pero la interna de la barra de Colón seguía al "rojo vivo" durante el miércoles. Por la mañana, una mujer intentó ingresar a la sala 6 del hospital Cullen de la capital, donde está internado "Nano" Leiva, con una cuchilla. Fue detenida metros antes del ingreso por personal policial y rápidamente dijo que era la pareja del líder de la barra de Colón, por lo que presumen que llevaba el arma blanca para que el hombre tuviera una herramienta a mano, ante un posible ataque.

Por ser un día de huelga, el personal del hospital está reducido, por lo tanto se vivía un clima de tensa calma cuando sucedió el altercado.

Los antecedentes de los Leiva

Según los testigos del barrio Centenario, el ataque del sábado que sufrió Leiva habría sido por una interna para ver quien se queda con el manejo de la barrabrava. Es más: antes del cotejo de la noche del martes había trascendido que por aquella situación se estaba preparando una represalia. Este personaje es uno de los líderes de la barra sabalera, junto con su hermano Abel "Quique" Leiva, actualmente detenido en la cárcel de Coronda. Ambos hermanos protagonizaron emblemáticos hechos de violencia en la ciudad de Santa Fe, sobre todo en dos episodios que terminaron de la peor manera: los asesinatos de Walter González Montaner y Fabricio Echagüe.

La muerte de González Montaner, la mañana del domingo 13 de octubre de 2013, fue un punto de inflexión. Juan Abel "Quique" Leiva -hermano de Nano- terminó condenado a 30 años de prisión por este asesinato en el interior de un bar de la recoleta santafecina.

En marzo de 2015, después del triunfo de Unión contra Vélez, un hincha tatengue se enfrentó a balazos con los Leiva cerca de la cancha de Colón. Se llamaba Fabricio Echagüe y murió en el intercambio de disparos. El Nano y su hermano Marcos también fueron heridos en el enfrentamiento y condenados a dos años de prisión en un juicio abreviado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.