Una jugada del corazón y la política: Argentinos sigue de cerca los pasos de Alberto Fernández

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Andrés Vázquez
(0)
16 de agosto de 2019  • 21:48

No hay banderas políticas, ni grito de guerra que pueda torcer el amor por los colores. La Paternal ruge, expresa pasión y habla solo de futbol en los cantos que bajan desde las tribunas del estadio Diego Armando Maradona. Sin embargo, el triunfo de Argentinos Juniors por 3 a 2 sobre Banfield parece no haber quedado al margen al clima eleccionario en que lo envuelve la figura de Alberto Fernández, candidato a presidente por el Frente de Todos y reconocido hincha del Bicho Colorado.

En medio de los festejos por los 115 años de vida de Argentinos, la grieta política quedó en evidencia en la Paternal. Lejos de un clima hostil y violento, muchos de sus hinchas no dejaron de expresar la felicidad y la oportunidad que le reporta al futuro del club el triunfo contundente de Alberto Fernández en las PASO. "Alberto siempre hizo cosas por Argentinos. No es de esos políticos figurones que aparecen en determinados momentos para utilizar al club en beneficio personal. Es un hincha genuino que si llega a presidente nos va a ayudar mucho, como lo hizo siempre", expresa entusiasmado Guillermo Cogorno, socio y exdirectivo del club.

El fervor que despierta el candidato de Frente de Todos en el club de la Paternal radica principalmente en los hipotéticos beneficios que pueden recibir si este llega a la Presidencia de la Nación. Es sabido que Fernández, en su época de Jefe de Gabinete del gobierno de Néstor Kirchner, puso la política a merced de la institución sin reparar en las consecuencias y en la complejidad de los hechos. Siempre hizo valer sus influencias para solucionar los problemas del club. "Es bueno para un equipo chico tener un hincha influyente y de peso en la política. Al descenso seguro no te vas", dijo, entre risas y sin rodeo, Ricardo Caruso Lombardi, que cuando dirigía al Bicho fue criticado duramente por Alberto en las redes sociales. "Da vergüenza que con la historia de Argentinos tengamos un técnico como él. Cuando solo empata saca delanteros. Vergüenza!", tuiteó en abril de 2013.

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Nacido el 2 de abril de 1959, Fernández concibió su amor por Argentinos a los 11 años gracias a varios de sus compañeros del colegio Avelino Herrera, que vivían en las inmediaciones del estadio. Por eso, no fue sorpresivo el reconocimiento que se le hizo en el campo de juego del estadio Diego Maradona en el entretiempo del empate 1 a 1 con River, cuando recibió una camiseta con su apellido y el número 19 en la espalda de manos del presidente del club, Cristian Malaspina.

Uno de los beneficios fue la aprobación de la ley que le condonaba una deuda de 2 millones de pesos en concepto de ABL con la Ciudad, en 2003. Si bien la misma llevó la firma del diputado del Frente por la victoria Diego Kravetz, nadie duda de la autoría ideológica de quien por entonces era su jefe político. Luego, el club pudo escriturar a su nombre el estadio de la calle Boyacá y Juan Agustín García.

Pero esa no es la única vez que Alberto Fernández tuvo injerencia en temas relacionados con el Bicho. Un año más tarde, el 24 de diciembre del 2004, en vísperas de la Navidad, la institución de La Paternal que por entonces presidía Luis Segura recibió una buena noticia. El Gobierno de la Ciudad le vendió un predio de 11 hectáreas en el Bajo Flores. Según se supo, el precio fue excesivamente bajo.

El hincha de Argentinos, lejos de la efervescencia de la política, guarda una esperanza. Se cree que con Alberto Fernández como Presidente de la Nación el club gozará de un bienestar deportivo, económico e institucional mejor al actual. "Argentinos existe antes que Fernández, nunca necesitamos ni vamos a necesitar de un presidente para ser grandes", comenta un dirigente que prefiere reservar su nombre. Jugadas del corazón y la política, que la razón no puede explicar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.