Uno de los acusados en el FIFAGate aceptó su extradición a Estados Unidos