Los Pumas, entre el dolor por la derrota y los Wallabies, su próximo objetivo