Opinión: River pasó de 14 días de tensión a 14 de paz