Suscriptor digital

Quilmes no tuvo imaginación

En el Sur, apenas igualó 2 a 2 con San Miguel y quedó a tres unidades del puntero Huracán
(0)
26 de marzo de 2000  

No tuvo ideas, tampoco variantes para imponer sus ganas. No supo sobrellevar la presión de sentirse en la cima, aun cuando Huracán empataba. Al final, el líder ganó y sacó una diferencia de tres puntos. Con esa impotencia se marchó Quilmes que, en su estadio, sólo empató 2 a 2 con San Miguel.

Debía ganar, pero igualó. Debía encontrar el romance con el buen juego, pero falló. No fue la mejor tarde de Quilmes, quedó claro. San Miguel, un inspirado San Miguel, lo complicó casi siempre y se abrazó a la unidad -merecida unidad- fruto de un esquema muy inteligente.

Es que se divirtió con los desaciertos y las dudas de su rival. Hizo lo que pudo, pero lo hizo muy bien. Tanto, que a nadie le hubiese sorprendido si el conjunto que dirige Eduardo Anzarda se hubiese llevado una victoria.

Los cuatro tantos se concretaron en el primer tiempo, en un verdadero show del gol. A los 5 minutos, tras un rebote, anotó Daniel Giménez para San Miguel. A los 28, Czornomaz, con un cabezazo, puso el justo 1 a 1. Pero Quilmes quería más. Y a los 41, Lenguita, con un derechazo, marcó el 2 a 1. Quilmes atacaba en el desorden y la defensa sufría más de lo debido. Tres minutos después, en el desconcierto en el que se sumergió la última línea local, otra vez apareció Giménez. Cuatro goles, dos a dos.

Se esperaba mucho de la última parte del espectáculo. Todo se desvaneció, ya que no pasó nada de nada. Apenas la ya citada impotencia de Quilmes, que no encontró el camino para vulnerar al orden de San Miguel.

Algunos tibios silbidos marcaron la despedida de Quilmes, que perdió dos puntos valiosos en la lucha por el ascenso tan anhelado.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?