Ahora vamos por Georgia, con el mismo impulso