La paridad potencia a la tercera línea de los Pumas