"No podemos volver a permitirnos un bajón"

Expresó Pablo Bouza, el octavo rosarino de la Argentina A
(0)
26 de junio de 2002  

PRETORIA, Sudáfrica (De un enviado especial).- Una de las caras menos populares, pero conocidas en el plantel nacional, es la de Pablo Bouza. Después de casi cuatro años sin haber sido parte de las convocatorias (estuvo en una parte de la gestión de José Luis Imhoff y quedó al margen del seleccionado a mediados de 1998), el tercera línea de Duendes está cumpliendo con su regreso y lo vive con una enorme intensidad.

"Esta oportunidad la tomo con la misma motivación, o tal vez más, que la primera vez que me llamaron para integrar el plantel de los Pumas (ocurrió en la temporada 1996). ¿Cómo viví este tiempo de ausencia? Con absoluta naturalidad; porque si no me convocaron en su momento fue porque no estaba teniendo un buen rendimiento o porque mis características no convencían a los responsables del grupo", señaló el rosarino.

Sin embargo, sus excelentes actuaciones con el combinado de su provincia en el último Campeonato Argentino sorprendieron gratamente a los entrenadores Marcelo Loffreda y Daniel Baetti, y por eso los conductores del seleccionado hicieron posible este reencuentro con el conjunto nacional.

Bouza estuvo en el Sudamericano de este año y reafirmó los motivos por los cuales fue citado en la reciente actuación ante Inglaterra A, cotejo en el que sobresalió por su despliegue y eficiencia en el line. Se viene una oportunidad más para este combativo N° 8, que sobre el difícil partido de hoy contra Sudáfrica A manifestó: "Estamos con muchas ganas de jugar. El triunfo ante los ingleses (por 29 a 24) nos dio un gran impulso, pero sabemos que tenemos que seguir mejorando porque tuvimos altibajos. Los sudafricanos son muy duros, tienen un juego extremadamente frontal y buscan permanentemente el contacto. Tenemos que estar bien concentrados para no perder la posesión de la pelota, algo que por momentos no hicimos ante los británicos y por eso dejamos de llevar nosotros el control del partido".

-¿Hay alguna cuestión específica que quieran corregir?

-No podemos volver a permitirnos un bajón; tenemos que rendir durante los 80 minutos como lo hicimos en los primeros 20 ante los ingleses. Tenemos que imponer el juego que más nos conviene, cuidar la posesión, porque si les dejamos tener la pelota a los sudafricanos o les cedemos la iniciativa, tendremos muchos inconvenientes.

-¿Cada partido de éstos lo encaran como una oportunidad de demostrar que están en condiciones de integrar la formación principal?

-No, acá el estímulo llega por el simple hecho de que te incorporen al plantel. Los que jugamos en la Argentina A sabemos que los Pumas están bien, consolidados, y lo único que nos queda por demostrar es que estamos disponibles para cuando nos necesiten. Al menos en mi caso, no estoy obsesionado por querer lucirme o demostrar todo en un solo encuentro; me interesa, sí, mostrarles a los entrenadores que pueden confiar en mí. Porque sé que, si rindo, en algún momento la oportunidad me puede llegar."

Ya se palpita el test-match

PRETORIA (De un enviado especial).- De a poco se percibe el clima del test. La Unión sudafricana (Sarfu) anunció que ya se vendieron 10.000 entradas y especula con que no quedará ninguno de los 22.000 lugares del PAM Brink Stadium. En las obras de remodelación del estadio de Springs -Sudáfrica volverá a jugar allí luego de 38 años- se invirtieron unos 200.000 dólares.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?