Opinión. Un jugador y una persona impresionante