La Copa Ericsson. Armando y Kordasz, dos historias y mucha nostalgia