La Copa Davis. Bajo presión