Tenis | Cuando juega el sol. El rigor de un calor insoportable