El terapeuta de los tenistas sin glamour

Sebastián Torok
Sebastián Torok LA NACION
El estadounidense Noah Rubin, "detrás de la raqueta", una plataforma creada por el tenista en la que sus colegas se confiesan
El estadounidense Noah Rubin, "detrás de la raqueta", una plataforma creada por el tenista en la que sus colegas se confiesan
(0)
14 de agosto de 2019  • 23:59

Noah Rubin nació, hace 23 años, en Long Island, la isla del estado de Nueva York. De padre banquero y madre docente, el tenis se cruzó en su vida muy pronto. Se destacó como junior (ganó Wimbledon, en 2014). Estudió y compitió en la Universidad de Wake Forest, en Winston-Salem, y llegó a la final individual de la liga universitaria. Diestro y de 1,75 metro, se encumbró como una valiosa promesa del tenis estadounidense. Ganó su primer partido en el tour en el Abierto de Australia 2016 (frente al francés Benoit Paire) y alcanzó su mejor ranking, 125º, en octubre de 2018. Siempre tuvo preocupaciones que trascendieron los courts. Amante de la fotografía y la escritura, adora viajar, preguntar, escuchar, conocer costumbres y sociedades. Su ascenso en el tenis se interrumpió en un par de oportunidades por lesiones en un tobillo y en una muñeca. Pese a lo que se preveía, no pudo, hasta el momento, dar el salto al Top 100. Divide sus entrenamientos entre la academia neoyorquina de John McEnroe y el Centro Nacional de la USTA en Orlando, pero pertenece al grupo de jugadores que conoce las diversas limitaciones.

Perspicaz, a Rubin se le ocurrió una ingeniosa idea durante un vuelo, al ver el documental, "Humans of New York", en el que se presentan sensibles historias de personas anónimas en las calles de esa ciudad. El tenista, que venía madurando alguna manera de contar lo que sucede fuera de la elite, entendió que podía replicar algo similar. Y nació "Behind the racquet (Detrás de la raqueta)", un espacio en las redes sociales más populares (Instagram, Facebook y Twitter) que empezó a desvestir psicológicamente a los tenistas. Vulnerabilidad. Problemas financieros. Demencia. Arreglos de partidos y apuestas. Lesiones. Crisis. Muchos lo tomaron como una gran terapia.

"Quería llamar la atención del costado no glamoroso del tenis. Quería darles a los tenistas la oportunidad de compartir sus historias en sus propios términos y, al mismo tiempo, darles a los fanáticos la chance de relacionarse con estos jugadores. Soy muy crítico del tenis actual, siento que se está desvaneciendo y quise generar una nueva emoción en el deporte. Además, mucha gente piensa que todos volamos en jet privado, nos alojamos en hoteles 5 estrellas y jugamos frente a 15.000 personas; y la realidad es que algunos de nosotros, aquellos que están entre los primeros 100, tuvieron esa oportunidad, pero la mayoría de las veces juegas en clubes que ni tienen ballboys", le describe Rubin, actual 196º, a LA NACION.

Y añade: "No sabía cómo reaccionarían los jugadores al principio. Hay una masculinidad tóxica en los deportes y no creo que ningún género revele su emoción lo suficiente. Pero empecé a darme cuenta de que muchos confiaban en mí y estaban dispuestos a compartir historias que nunca habían contado. Sentí la responsabilidad de dar una plataforma a esa voz. Me sorprendieron las confesiones. Escuchar historias de amigos sobre situaciones que nunca supe que habían ocurrido, me lastimó, pero demostró cuán importante era el proyecto". Quienes se confiesan en "Behind the racquet" salen fotografiados de la misma forma: con el rostro detrás del encordado de una raqueta sostenida por ellos mismos. Es el propio Rubin quien hace las "entrevistas", las transcribe en primera persona y las publica, tras la previa aprobación del protagonista.

Fue Rubin, claro, quien contó su primera experiencia. Expresó que su mayor "miedo" era "decepcionar" a las personas más cercanas que habían "sacrificado tanto" para ayudarlo a desarrollarse en el profesionalismo. "La idea de que tal vez no valga la pena o que no haya forma de devolver la inversión me persigue", escribió el jugador que acumula 25 partidos de ATP y US$ 686.056 en premios oficiales. El segundo de los casi 60 posteos ya presentados fue de los más fuertes. El estadounidense Ernesto Escobedo (23 años, 206º, ex 67º), reveló: "He tenido un tartamudeo desde la infancia. Hice todo por ello. Clases de oratoria, todo. Por eso no hablo demasiado. En el mundo del tenis algunos son extremadamente críticos y, con las personas que no siempre hablan tan claramente, se burlan. Aprendo a vivir con eso, pero siempre está en mi mente. Realmente no soy tan tímido, pero esto me detiene porque simplemente no quiero estar en el centro de las bromas (...) Todos tienen un problema y sé que un día el mío desaparecerá".

Madison Keys, 18º de la WTA y finalista del US Open 2017, confesó haber tenido trastornos alimentarios en su adolescencia: "Había personas en mi vida que me decían que estaba gorda o que necesitaba perder algunas libras. Eso se me metió en la cabeza. Vivía de tres barras de 100 calorías al día. Luché con este problema durante dos años, lo que condujo a algunos problemas con la depresión. Me volví paranoica porque quería mantener todo en secreto. Es algo con lo que todavía lucho cuando estoy estresada o molesta, pero ahora tengo una relación mucho más saludable con la comida".

Entre otros descubrimientos, Dustin Brown (151º), el alemán de origen jamaiquino, explicó cómo lidió con el racismo en la infancia ("Un chico de color en Alemania"); el israelí Dudi Sela (167º) habló sobre el terror que siente cada vez que en Tel Aviv suenan las alarmas por potenciales bombardeos y él está jugando en otro país, sabiendo que su familia puede correr peligro; el barbadense Darian King (185º) relató cómo decidió entre ser profesional o asistir a la universidad en medio del fulminante fallecimiento de su mamá por un cáncer de páncreas; el estadounidense Bradley Klahn (94º) describió el ataque de pánico que sufrió antes de jugar un partido de Roland Garros 2014; y Sachia Vickery (EE.UU.; 149º) ilustró lo mal que se sintió en 2013 antes de jugar una final nacional y sin tener dinero suficiente para poder desayunar.

Otro de los deportistas que se manifestaron fue Marco Trungelliti, el santiagueño que exteriorizó, en febrero pasado, un intento de soborno rechazado y denunciado a la Unidad de Integridad del Tenis (TIU). "El arreglo de partidos es una enfermedad para el tenis, pero creo que el 99 % de las situaciones se podrían haber evitado si a los jugadores se les pagara más. Personalmente, nunca me han ofrecido perder un partido por dinero", narró, ante LA NACION, Rubin, el tenista con vocación de comunicador que logró que sus colegas tomaran valor y se desnudaran detrás de una raqueta.

Ver esta publicación en Instagram

"It took the TIU (Tennis Integrity Unit) longer than they should have to announce. It seems that the pressure built to a point that they couldn't ignore it. It was not a good situation and set a bad example for players who wanted to report anything. It was truly sad to see that a controversial ball mark posted on twitter got way more attention than the serious problem we have in tennis. Players and coaches are throwing matches and gambling on tennis, and I tried to do my part to stop it. As players we know the difference when another player is tanking because of an off day or because they are a part of something much worse. This kind of tanking will ruin the sport and is awful for young kids to see. The worst part about this is I was not as supported as I thought I would be, getting called a snitch by multiple people. I was receiving hate from people in Argentina, Latin America and other regions. It picked up steam when a member of the ATP player's council announced on twitter that I was putting blame on others to protect myself. How does the ATP allow this to take place without any consequences. When I go back to Argentina it is still not a great situation for me. Families of people who got banned are blaming me, but in reality it is not my fault but theirs. It is sadly the mentality of Argentina, gambling is just a part of the culture. I was receiving messages that this was a career suicide decision. It may have been but I would kill my career several hundred times, before willingly being a part of a corrupt system. It seems as if the top players are playing in a different league, where corruption and financial problems rarely touch them. I feel separated from them and I know other players are with me. Even at the better challengers, and even 250's, we are not treated how we should be. I am not sure if the people at the top understand this. Corruption exists here for this reason and it all needs to change."

Una publicación compartida de Behind The Racquet (@behindtheracquet) el

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.