El tenis argentino terminó el año sin títulos ATP por primera vez en 18 años