Tres puntos clave para un éxito merecido

Crazy Ensign superó por un cuerpo y medio a Eterna Girl
(0)
26 de marzo de 2000  

Crazy Ensign puso sobre la pista todo su talento y se quedó merecidamente con el triunfo en el Gran Premio Criadores (GI-2500 m), corrido ayer en Palermo .

La hija de Firery Ensign , que venía de tres segundos consecutivos -dos en pos Alexine en el césped y el restante detrás de Semblanza Free, aquí- fue claramente superior a sus rivales, a pesar de que sólo un cuerpo y medio la separó de Eterna Girl (Sonus), su escolta.

Se mostró pareja durante todo el recorrido y también tuvo fuerza como para correr de firme en los metros definitorios, esos en los que, en la actualidad, la mayoría suele caerse al piso en las carreras de aliento.

La pupila del eterno y vigente don Juan Esteban Bianchi también evidenció un alto grado de madurez, pues antes era una yegua de correr algo enojada.Ahora, en cambio, Rubén Laitán , su jockey, la pudo ubicar en el lugar del desarrollo que quiso, sin necesidad de tironearla. Una gran ventaja sin dudas.

Y en este punto mucho tuvo que ver el entrenamiento que se le dio en los últimos tiempos, a pleno vareo y con alguna que otra partida de salud en el medio. Como para que no se aburguesase.

En base a esos tres puntos edificó su tercer triunfo de grupo uno -el cuarto en total-, luego de llegar primera en el Atucha y en elAcebal, en el 99.

El comienzo del Criadores mostró a Batty Dualidad al frente con decisión. Luego el resto, con Crazy Ensign en cuarto lugar. Ya en el opuesto, Laitán comenzó a acercar a la yegua nacida en el haras Firmamento -donde también se crió Kiss of Lion, ganador del clásico América, anteayer en el Norte- al tiempo que Jorge Valdivieso realizaba un movimiento similar con Eterna Girl.

Separadas por un margen estrecho, pisaron el derecho apenas al anca de Batty Dualidad, a la que rápidamente superaron. Por un momento pareció que lucharían un buen tramo, pero Crazy Ensign puso las cosas en su lugar y marcó un claro dominio ya por los 400 metros.

Sobre el final, Eterna Girl volvió a acercarse, pero eso ocurrió en el momento en que Laitán ya no exigía más a la tordilla. El tiempo de 2m33s59/100 -la televisión no mostró los parciales, extrañamente- fue más que aceptable dado que en las últimas semanas se le agregó arena a la pista del Argentino.

Crazy Ensign demuestra en cada salida que es una yegua de alto nivel. Quizá no tenga el status de una superdotada, pero sus fuerzas ya le permitieron ganarse un lugar e imponer respeto con su nombre.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?