Bolívar se despidió del Mundial de Clubes con una caída ante Shanghai