Argentinos en el mundo. La diseñadora que conquistó Madrid y ahora enamora a Nueva York

La joven Flora Mayer realiza joyería contemporánea que combina arte y materiales nobles
Paula Urien
(0)
9 de noviembre de 2019  

"Empecé por casualidad, siempre me gustó lo artesanal", cuenta Flora Mayer desde Brooklyn, Nueva York, donde se lanzó a conquistar a la Gran Manzana. Con el arte en las venas, arrancó con 24 años un emprendimiento de tejidos en crochet. Más tarde, "una amiga abrió un local de bijouterie para el que necesitaba artesanos. Me pareció que tenía la habilidad, y me enganché", cuenta. De a poco, sus diseños se hacían más complejos pero pegó un salto cuando conoció a Celedonio, un reconocido diseñador de joyas artesanales, y empezó a trabajar con él durante los siguientes tres años, del 2004 al 2007. "Fue un gran paso. Al principio solo repetía diseños que ya existían, pero de a poco empecé a pedir que también me dejaran crear y finalmente me convertí en su mano derecha después de que me empezó a dar las piezas grandes, de alta costura", dice.

El siguiente paso fue abrir su propio taller. En 2011 fue la primer mujer en llevar adelante un proyecto exitoso a través de la plataforma de crowdfunding Ideame. Después de reunir el dinero necesario, viajó al norte del país para investigar diferentes ecomateriales. "La joyería contemporánea es excelente en la Argentina. Se investiga mucho con los materiales", agrega.

Paralelamente, estudió historia del arte, una pasión que la llevó a viajar, siempre con su pinza para armar las joyas. En Madrid, vino la gran oportunidad. "Empece a diseñar allá y realicé una muestra inspirada en el artista Yves Klein, en la galería Luis Gaspar, cerca del Museo del Prado. Trabajé en equipo junto a los argentinos Ignacio Aberg Cobo y Marcelo Scocco, bajo mi marca "Cenizas Azules". ¡Nos fue super bien!"

Vino entonces un golpe de suerte, o la mano del destino. "La gerenta del museo Thyssen Bornemisza pasó por la muestra, me dio una tarjeta y me dijo que la contacte para la tienda del museo. Tuve una entrevista con ella y me pidió que realice las joyas para vender en la tienda, inspiradas en cuadros de la colección del museo. Fue todo una aventura".

Ya en Buenos Aires se puso a trabajar y logró realizar su primera exportación de piezas de joyería para el museo. "Les mandé varias piezas, seleccionaron algunas, me hicieron un pedido y as exporté, con todos los papeles en regla". Se trata de un museo que siempre busca artistas emergentes. "Tuve suerte y aproveché la oportunidad. Estuve en el lugar justo en el momento indicado", reflexiona.

Para dar una idea de su trabajo, para un cuadro clásico de bailarinas de Edgar Degas, Cenizas Azules diseñó un collar con flores tejidas de cuentas de vidrio rosadas y cintas de organza. "Traté de usar la misma paleta de color de Degas, aunque me fue muy difícil de encontrar", cuenta. En 2013 repitió la experiencia en el Museo de Arte Decorativo porque también abría una tienda. Hizo un collar inspirado en un gran cuadro de Josefina Errázuriz. Lo mismo sucedió en el Museo Evita y también en la quinta Beccar Varela, con una pieza inspirada en Justa Cané.

Mas tarde viajó a Nueva York, siempre con ansias de nuevas experiencias y aprendizajes. Está aprovechando apasionadamente la ciudad cosmopolita y sus movimientos socioculturales. Hoy trabaja como diseñadora de joyas con diseñadores independientes de diferentes partes del mundo, porque "es lo que vine a buscar acá".

Una de ellas, de Japón, nos hacía dibujar en un cuaderno todos los días cómo estaba el clima. Al terminar la jornada, había que anotar una idea nueva y algo para mejorar también en el cuaderno. Además, tenía un sistema basado en un reloj de arena donde cada dos horas había que cambiar de actividad".

Allá Flora, a pesar de su experiencia, vuelve a empezar, ya que se suele trabajar con oro y plata por lo que tuvo que cambiar su paradigma. "Estoy en un nuevo proceso de aprendizaje", explica. Hasta el 5 de enero estará exponiendo en la conocida feria de Navidad "The Bank of America Winter Village, en Bryant Park, donde colabora con la reconocida diseñadora Ambica NYC.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.