Aunque la salud de Europa mejore, sus automotrices seguirán sufriendo