Efecto PASO, devaluación y restricciones: prevén una baja de los precios de los campos

Se proyectan buenas perspectivas para la producción, pero con una baja en los valores de la tierra
Se proyectan buenas perspectivas para la producción, pero con una baja en los valores de la tierra Crédito: Archivo
Mariana Reinke
(0)
23 de septiembre de 2019  • 18:30

El resultado de las PASO, que dio ganador a Alberto Fernández, hizo caer las operaciones que se estaban haciendo en el mercado de campos, la devaluación frenó una incipiente recuperación, las restricciones del Banco Central (BCRA) en materia cambiaria afectaron la dinámica de la actividad y los precios de la tierra se encaminan hacia una baja si bien todavía no se conoce en qué porcentaje.

Estos datos dejó la VI Jornada Nacional de Actualización del Sector Inmobiliario Rural, organizada por la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

"Hoy nos encontramos en un preámbulo de lo que seguramente será un período difícil de transitar. El miedo a retornar al pasado está tan fresco en la memoria de todos", dijo Javier Christensen, presidente de la entidad.

En este contexto, Christensen contó que, luego de las PASO, las pocas operaciones que estaban en tratativas se cayeron y también se refirió al impacto de las restricciones luego impuestas por el Central.

"Si bien las últimas restricciones del BCRA influyeron poco, afectaron la dinámica del negocio. Generalmente los negocios de campos llevan mucho tiempo de tratativas y que no se resuelven de un día para otro. El 46% de los campos (en oferta) son menores a 50 hectáreas, valen como un dos ambientes (según las zonas), y eso no fue considerado por el Gobierno cuando implementó la medida", dijo.

Javier Christensen, presidente de Cair durante la Jornada Nacional de Actualización del Sector Inmobiliario Rural
Javier Christensen, presidente de Cair durante la Jornada Nacional de Actualización del Sector Inmobiliario Rural

Según datos del sector, la última devaluación frenó una incipiente reactivación que se había hecho visible en junio pasado tras 14 meses de inactividad .

Por ello, tras las PASO y el escenario posterior, en la jornada se abordaron tópicos como qué se puede esperar del presente del mercado inmobiliario rural y cuáles son las proyecciones a futuro para revertir el déficit de operaciones.

Para Roberto Frenkel Santillán, de la firma Bullrich Campos, el mercado está incierto y opinó que debe haber un sinceramiento en los precios, algo que ayudaría a un movimiento en las operaciones. Sin aventurar cuál sería el ajuste que sufriría el sector, vaticinó: "Aunque en los últimos diez años (2008-2018) los precios de los campos se mantuvieron estables y amesetados, en el futuro próximo los valores van a caer y esto ayudará a que el mercado se active".

"Si imaginamos el futuro, va a haber un mercado nuevo, con valores en baja. Posiblemente en ese nuevo escenario habrá mucha gente que se largue a invertir en el sector. No debemos defender de manera irracional los precios de los campos", expresó.

Roberto Frenkel Santillán
Roberto Frenkel Santillán

Para Frenkel Santillán, los campos están sobrevaluados y deberían bajar en el corto plazo un 20%. "Hoy el valor de la hectárea en zona núcleo, el cordón maicero por excelencia del país, ronda 15.000 dólares, pero debería valer 12.000 dólares", dijo.

"En tanto, los campos agrícolas (que antes eran de invernada) que se encuentran en General Villegas que hoy su ubican en los 10 mil dólares, deberán valer alrededor de 7500 dólares", sostuvo.

Añadió, entre otros valores, que los campos buenos de cría en Ayacucho y Rauch que hoy están entre 3500 y 4000 dólares "bajarían a 3000 dólares por hectárea".

Según el especialista, en los campos de la zona de Olavarría se piden US$2500 y tendrían que estar en 2000 dólares. "En cuanto a los mercados marginales, como Salta, el norte de Corrientes, norte de Santiago del Estero, deben encontrar su piso porque hoy los precios son sumamente variables", señaló.

En diálogo con LA NACION, Frenkel Santillán señaló que "las altas tasas de financiamiento sumando a la rentabilidad del mercado financiero, como son las Letes, afectaron el negocio rural e hicieron que las inversiones en campos no se produzcan o que las ventas se demoren aún más".

Agregó que "el campo se profesionalizó y en simultáneo los mismos asesores económicos son los que impulsan a los inversores a abrir el abanico de negocios más a corto plazo". En esta línea, insistió que "una de las maneras de dar más rentabilidad a la inversión es con la baja de precios de compra".

Según el experto, en el futuro puede haber un cambio en la modalidad de las operaciones. "Algunos las querrán hacer en dólares, otros en soja, carne o en bonos. También puede que cambie los costos de venta: sellos, que se modifique la ley de Ganancias, que surjan normas novedosas".

En tanto, a pesar de la incertidumbre actual, las expectativas a mediano plazo son buenas. "En el peor de los casos la caída actual debería cambiar a partir del verano próximo", dijo el titular de CAIR, y concluyó: "Al próximo gobierno no le queda más remedio que ser sensato".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.