rincón gaucho. El ceibo, los juncales del río y las aves inspiraron a Rafael Obligado