China suma presión a los emergentes