Audio y sonido. La empresa que exporta productos para estaciones de radio a 67 países

Solidyne creó el primer sistema para comprimir audio en el mundo y hoy busca entrar a China, la "figurita difícil"
Andrés Carrizosa
(0)
18 de julio de 2019  

El laboratorio de desarrollo de producto, ubicado en el barrio porteño de Núñez
El laboratorio de desarrollo de producto, ubicado en el barrio porteño de Núñez

Haber desarrollado el primer sistema para comprimir audio del mundo es tan solo la carta de presentación de Solidyne. Con más de 50 años en el mercado, esta empresa argentina, creada por el ingeniero Oscar Bonello, compite hoy en mercados internacionales con otras empresas en el rubro de productos de audio como consolas, procesadores de audio, mixers, transmisores de AM/FM y software, entre otros.

Enfocado en la investigación, Bonello -que fue profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Tecnológica Nacional- logró posicionar a su empresa en más de 60 países.

"La base de nuestra empresa siempre fue la investigación", dice en diálogo con la nacion. "Desde la fundación de Solidyne tuvimos siempre un laboratorio de investigación y otro de desarrollo de equipos. Así, logramos publicar cerca de 150 trabajos internacionalmente, basados en teorías de acústica y sobre criterios para diseñar salas de sonido", remarca, además de crear la primera compresión de audio: ECAM.

"Fuimos la primera empresa que fabricó equipos de alta complejidad", añade Bonello. "Muchas estaciones de radio, privadas y estatales, han instalado nuestros equipos".

Para el Mundial de 1978, Solidyne ganó la licitación pública para instalar equipos de transmisión de radio. Años después, recuerda, "la actividad pública en el país empezó a caer y fue en 1982 que empezamos a pensar en exportar".

Fue toda una apuesta, que demandó el rediseño de los equipos, ya que estaban pensados para el uso argentino. Lo primero fue producir los paneles de los equipos en inglés, y después salir a vender. "La Argentina es un país muy irregular; hubo muchos años en los que fue difícil exportar por la volatilidad del dólar, y tienes que tener continuidad, con precios que no oscilen y siempre con stock. Hoy vendemos en 67 países, de los cuales en 60 tenemos distribuidores. Somos un ejemplo de que en el país podemos ser competitivos en el área de electrónica y software, siempre y cuando se haga investigación detrás".

Gracias a la trayectoria de la empresa -que exporta anualmente entre US$500.000 y US$700.000- y al alto valor agregado de sus productos, Solidyne ganó el premio Comercio Exterior del banco ICBC este año, y se embarcó en una misión comercial a China. Allí, contrario a lo que ocurre en el resto del mundo, la radio AM es la que se impone, y es manejada por el Estado, por lo que comercialmente la entrada es difícil. De hecho, el gigante asiático implementa en sus radioestaciones equipos de competidores de la marca argentina.

"Nos gustaría tener a China como la figurita difícil, aunque en sí no es un mercado muy bueno para nosotros", dice Bonello. "Hemos entrado bien en Nepal desde hace tres años, pero es una jurisdicción distinta. En China, como las radios son estatales, compran lo más caro y compran una marca suiza, que tiene un precio diez veces mayor a nuestros productos. Y las marcas más caras no siempre son las mejores".

Ocurre que en Europa, por ejemplo, se prohibió la radio AM porque ensuciaba el espectro, pero en China es la que se usa. "No es entonces un negocio para una empresa de innovación -destaca Bonello-. A China no le interesa implementar tecnología sofisticada, pero sí queremos entrar. Son negocios muy extraños, pero es una labor muy lenta".

De la misión comercial salió un contacto "que está buscándonos un sponsor; ya hemos enviado algunos manuales traducidos y estamos seguros de que en algún momento venderemos. Estamos ofreciendo nuestra consola más sofisticada, que sirve tanto para AM como para FM. Podemos proveer equipos y buscamos entrar con los que ellos no usan, buscando que se entusiasmen para que sigan demandando nuestros productos", concluye.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.