La proyección internacional está en el ADN de las empresas de software