Un nuevo compromiso con el bloque

El secretario de Transporte, Jorge Kogan, aseguró que a las asimetrías hay que vencerlas y no dejar que aparten al país de su objetivo integrador
El secretario de Transporte, Jorge Kogan, aseguró que a las asimetrías hay que vencerlas y no dejar que aparten al país de su objetivo integrador
(0)
21 de marzo de 2000  

Las dificultades actuales que atraviesa el Mercosur se resolverán por medio de un relanzamiento del bloque que redoble la apuesta en favor de la integración y, a la vez, permita trabajar eficazmente para combatir las asimetrías de diversa índole entre los países miembros.

El diagnóstico pertenece al secretario de Transporte Jorge Kogan y fue realizado luego de que el funcionamiento actual del Mercosur recibiera un duro cuestionamiento de parte del gobernador de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, que sugirió, la semana última, la posibilidad de denunciar el Tratado de Asunción, constitutivo del bloque.

"Con la llegada del año 2000, se inicia una profundización de nuestros compromisos en el Mercosur. La idea de su relanzamiento implica que las dificultades se resolverán doblando la apuesta en favor de la integración y no dejándose abrumar por el cortoplacismo o por decaimientos temporales", dijo Kogan al inaugurar oficialmente las XVI reunión del Subgrupo de Trabajo 5 del Mercosur (SGT 5) de transporte e infraestructura.

"El presidente Fernando de la Rúa ha sido categórico al hablar de profundizar nuestros compromisos con nuestros actuales socios y de ampliarlos con la incorporación plena de Chile y Bolivia", agregó.

El SGT 5 es uno de los organismos técnicos del Mercosur en cuyo seno se debaten aspectos relativos al funcionamiento del transporte de cargas y de pasajeros. La XVI reunión del subgrupo de trabajo, dependiente del Grupo Mercado Común (GMC) se realizó en nuestro país dado que la Argentina ocupa en la actualidad la presidencia pro tempore del bloque.

Papel trascendente

Flanqueado por el subsecretario de Transporte por Agua y Puertos, Daniel Levy, el subsecretario de Transporte Terrestre, José Carballo, y el jefe de la delegación argentina del SGT 5, José Miguel Amiune, Kogan consideró que el Mercosur sigue siendo una idea prioritaria para la Argentina "más allá de los problemas pendientes de armonización macroeconómica, monetaria o fiscal". El funcionario añadió que "a las asimetrías hay que vencerlas" y enfatizó que estos problemas no deben apartar al país de su objetivo integrador. Asimismo, destacó que el transporte en sus diferentes modos "cumple un papel trascendente" en el logro de una mayor integración al posibilitar el traslado de bienes y servicios desde la zona de producción a mercados de consumo, ya sean intra o extrazona.

En este sentido, señaló que las reuniones del SGT 5 "son esenciales para la integración que buscamos". Abogó, además, por una jerarquización del organismo que permita agilizar su funcionamiento interno de modo que sus recomendaciones se conviertan rápidamente en resoluciones del GMC. No obstante, Kogan reconoció que "el balance de lo hecho hasta ahora es bastante pobre" en el SGT 5. Y afirmó que la Argentina se esforzará para clausurar una etapa de inmovilidad en este organismo.

Si bien recalcó el afán de la Argentina de profundizar y perfeccionar la integración del Mercosur, Kogan señaló que ese compromiso no releva al país de aplicar las leyes que regulan el uso de la infraestructura y el transporte de cargas o personas "a todos los transportistas sin excepción ya sea nacionales o extranjeros".

En este contexto, destacó que la condición de la Argentina de país transitado dentro del bloque, una suerte de "puente terrestre entre los países vencinos", conlleva la responsabilidad de mantener y mejorar la infraestructura vial para asegurar su transitabilidad. Por ese motivo, afirmó que la participación de empresas argentinas en los traficos de terceros países "es un derecho irrenunciable que la Argentina reivindicará".

Este tipo de compensación para el país transitado por el uso de su infraestructura de traslado está prevista en el Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre (ATIT), suscripto por los países del Cono Sur. Pero nunca llegó a ponerse en práctica, a pesar de los reclamos de las firmas nacionales de autotransporte, que ven en la participación de tráficos de terceros países una herramienta para atenuar la actual crisis del sector.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.