Creen que es posible renegociar la deuda, pero poniendo antes las cuentas en orden

Fuente: AP - Crédito: Archivo
En el encuentro, los expertos estimaron que la Argentina se encamina hacia una reestructuración y piden acompañarla con reformas de fondo; advierten por el alto costo del cambio de reglas
Paula Urien
(0)
27 de septiembre de 2019  

Renegociar la deuda de la Argentina es posible, pero si se quiere llevar adelante sin que implique caerse del mapa de los países viables, antes de eso, o por lo menos al mismo tiempo, hay que poner las cuentas en orden, hacer una serie de reformas necesarias y emprender el camino del crecimiento. Así podría resumirse la opinión de los expertos durante la Conferencia Anual de FIEL, que se llevó a cabo ayer en el salón principal de la Bolsa de Comercio.

Daniel Marx, director ejecutivo de Quantum Finanzas, dijo que con respecto al monto de la deuda hay opiniones encontradas. "Hemos escuchado no hace mucho que es de un 30% del producto bruto. El Fondo dice que está cerca del 100% del producto bruto. A nosotros el cálculo nos da alrededor del 65% del producto bruto. Si nos comparamos con otros países, no estamos en la peor de las situaciones. Nos encontramos en un nivel por encima de varios países de América Latina y por debajo de otros, como por ejemplo Brasil".

Agregó que "la Argentina parece encaminada a una revisión de los contratos, pero si no se atienden los problemas de fondo, todo lo que se hace es comprar más o menos tiempo". El economista se refirió al costo que tiene para el país cambiar las reglas de juego porque esta decisión incide en las decisiones de inversión. Por eso, "para reestructurar la deuda se debe analizar quiénes son las autoridades, cuál es el plan y si es creíble. En la Argentina se buscan atajos, lo que no es deseable. El país no está en una situación en la que se puedan encarar estos temas con revisiones sucesivas". Marx recomienda no ir hacia una reestructuración "a lo carnicero, dejar la deuda en default como propuesta única. Lo deseable es una cirugía más fina".

Por su parte, Rodolfo Santangelo, presidente de Macroview, dijo que "la Argentina tiene un problema grave de deuda pública".

Santángelo, Marx y Artana, ayer, en la conferencia de FIEL
Santángelo, Marx y Artana, ayer, en la conferencia de FIEL Crédito: FIEL

Y consideró que en 2015 se cometió un error de diagnóstico básico: creer que se tenía una "deuda engañosamente baja" y no porque el país había crecido. "La deuda era de 22 puntos de producto bruto, pero había un Banco Central sin reservas, que no estaba patrimonialmente bien, que estaba quebrado, lo mismo que el sistema de seguridad social. Habíamos pagado la deuda con reservas", explicó.

"El segundo motivo engañosamente válido para explicar por qué teníamos una deuda baja, y que fue otro grave error, fue que cuando se estatizaron los fondos de pensión aumentó el déficit del sistema previsional". Agregó que fue entonces cuando "se les fue la mano con el endeudamiento. Se tomó deuda pensando en un escenario de crecimiento económico sostenido y con un tipo de cambio de $17, que se suponía era un valor de largo plazo. Ninguna de las dos cosas se dio. Ahora debemos a $60 y la economía demuestra en la última década una absoluta incapacidad para retomar el crecimiento económico", sentenció. Santangelo aseguró que sin crecimiento ni superávit fiscal la deuda no es sostenible en su estado actual.

En diálogo con LA NACION, Marx explicó por qué el tema de la deuda afecta a los argentinos de a pie. "Los títulos de deuda son contratos que existen en una economía. Los incumplimientos repercuten rápidamente sobre el funcionamiento del sistema de pagos de la economía, sobre los ahorros de particulares y sobre la posibilidad de acceso al financiamiento, tanto para el gobierno como para las personas y las empresas. Nos encontramos hoy con una situación en la que eso está en duda y tenemos esta incertidumbre reflejada en la demanda de dólares y en la salida de dinero de los bancos".

Dijo que la Argentina y el mundo están esperando que la situación se clarifique, se estabilice, que los contratos se regularicen y que la economía vuelva a funcionar sobre bases que no se vuelvan a revisar, porque son sólidas.

Como un mantra, Santangelo, al igual que muchos expertos, enumera las reformas necesarias: reformas previsional y laboral; recomposición de tarifas y baja de subsidios; reformulación de la relación Nación-provincias, y reforma tributaria.

"Si se toma dinero para evitar un trauma importante pero no se solucionan los temas de fondo, la gente tiende a buscar resguardo", dijo Marx. "Eso significa en la Argentina sacar la plata. Hay que hacer las reformas, que son incómodas. Hay que tener un plan". Como conclusión, agregó que la reestructuración de la deuda no reemplaza en absoluto las reformas que se deben hacer".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.