Dura pelea familiar por las acciones del Galicia