El Barrio Chino, capital del pescado

Alfredo Sainz
(0)
1 de abril de 2012  

Los supermercados del barrio chino se prepararon para iniciar la semana de mayor venta del año. En el último tiempo, los autoservicios orientales de la zona se convirtieron en el centro proveedor de pescado fresco para cocineros, dueños de restaurantes, estudiantes de cocina y un público gourmet que se acerca en muchos casos diariamente para abastecerse de los productos que llegan desde la costa atlántica. Más allá de los esfuerzos oficiales y el programa Pescado para Todos, históricamente el consumo en la Argentina de los productos de mar continúa siendo muy bajo y en la actualidad ronda los 9 kilos anuales por persona. Sin embargo, por lo menos durante la Semana Santa la dieta de los argentinos sufre un cambio radical y se disparan las ventas de merluza, atún y otros pescados.

Avanzada taiwanesa

En el caso del Barrio Chino, la oferta de pescado se concentra en cuatro grandes autoservicios. El más antiguo es la Casa China, que se levanta sobre la calle Arribeños al 2200 y cuyos dueños también son los propietarios de otro supermercado, Ichiban, ubicado sobre la misma cuadra. A la vuelta funcionan Asia Oriental (sobre la calle Mendoza) y Hua Fu Cheng (sobre Olazábal). En todos los casos, los dueños provienen de la isla de Taiwan.

Competencia oriental

Tradicionalmente, los comerciantes chinos respetan su radio de operaciones de manera de no saturar la oferta de supermercados en una determinada zona de la ciudad. Sin embargo, este tipo de acuerdos no corren en el Barrio Chino. "Si bien los proveedores son básicamente los mismos, la competencia entre nosotros es total", reconoce Wei Tu, gerente de Hua Fu Cheng. Diariamente los cuatro autoservicios chinos del barrio despachan un promedio de 1000 kilos diarios, a un precio promedio del público que ronda los 40 pesos. Y la clave del éxito de los supermercados pasa por la frescura del producto. "Acá no hay ningún misterio. El ingreso de pescado proveniente de Mar del Plata, Necochea y Miramar es diario, y cuando los camiones llegan al barrio, ya tienen todo colocado. En la mayoría de los casos, los barcos avisan a las procesadoras cuál es el producto que tienen en el mar y ellos nos ofrecen a nosotros, con lo cual cuando llegan al puerto, ya está todo vendido", explicó Wei Tu.

Ingreso asegurado

En el Barrio Chino no quedaron exentos de los problemas en el abastecimiento como producto de las trabas a la importación, aunque destacan que el panorama mejoró en los últimos días. "Desde hace un tiempo, tenemos problemas para abastecernos de producto importado, aunque en la última semana se normalizaron las entregas y esperamos llegar a la Semana Santa bien abastecidos. Igualmente, el fuerte de nuestras ventas continúa siendo el pescado fresco que viene de Mar del Plata y de los importados el único relevante es el salmón rosado", explicó Tony, uno de los dueños de Asia Oriental.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?