El cigarro cubano corre contra el reloj