El Gobierno bajó su costo de endeudamiento local, pero no logró retener el dinero liberado por el pago del Bonar

Con la Lete preelectoral podó 1,5 puntos la tasa de emisión, pero no atrajo a los que cobraron el otro bono
Javier Blanco
(0)
8 de mayo de 2019  

La ingeniería financiera a que acudió el Gobierno para tratar de asegurar el grado de financiamiento local que le reclama el programa acordado con el FMI -y para reducir su elevado costo e intentar a la vez retener parte de los dólares que liberó al mercado al pagar la primera cuota de capital del Bonar 2024- funcionó a medias.

Cumplió con creces con los dos primeros cometidos, pero tuvo escaso éxito con el tercero, según permite intuir la baja superior a US$1900 millones que sufrieron ayer las reservas internacionales, que vuelven a ubicarse por debajo de los US$70.000 millones.

Esa tenencia del BCRA cerró ayer en US$68.926 millones, según el dato preliminar, a casi un mes de haber marcado el récord de US$77.481 millones tras el ingreso de los US$10.835 millones que giró al país el FMI el 9 de abril, luego de que la Argentina aprobó las metas trimestrales a las que se había comprometido para acceder al financiamiento contemplado en el acuerdo.

Para enfrentar el nuevo test, el Gobierno había decidido lanzar instrumentos de inversión a menor plazo para evitar el recelo que entre los inversores provocan las elecciones y tratar de refinanciar la mayor parte de lo que le vencía.

Eso derivó ayer en el debut de las Letras del Tesoro (Lete) en dólares a 70 días de plazo (a vencer el 19 de julio). Son las más cortas desde los inicios del programa de deuda local de la gestión Macri: arrancaron en 2016 a 90 días, pero luego fueron estirando plazos a medio y 1 año.

Los resultados

El nuevo instrumento recibió ofertas de compra por US$1106 millones, cuando el Gobierno buscaba tomar al menos US$1000 millones para cubrir los US$1350 millones que le vencen en ese instrumento a fin de esta semana. Pero para bajar el costo de colocación solo adjudicó nuevos títulos por US$988 millones a un precio de US$992,38 por cada lámina de US$1000, lo que representa una tasa del 4% anual 150 puntos menor a la que había validado hace 15 días con una Lete a 8 meses.

La subasta incluyó la reapertura de una letra de capitalización (Lecap) en pesos a vencer en apenas 49 días (28/6) para captar hasta $33.500 millones. En este caso finalmente se colocaron otros $31.127 millones a un precio de $1139 por cada $1000 nominales que representa una tasa de 59,43% anual. Hace quince días el Gobierno había colocado un título similar a 80 días al 60,92% anual, por lo que recortó su costo de financiamiento en este caso en unos 149 puntos.

La estrategia a la que apeló el Gobierno de acortar plazos le permitió lograr sus objetivos de refinanciamiento y bajar costos, pero no es sostenible en el tiempo ya que tiende a acumular vencimientos y, con ello, puede sumar tensiones.

Además, no logró captar la atención de los inversores que cobraron la renta del Bonar 2024. "La mayoría de nuestros clientes aprovechó ese cobro para ir a activos externos. No quieren riesgo argentino de cara a estas elecciones", explicó a LA NACION un broker local.

YPF Luz atrajo más inversores

El menú de nuevos instrumentos ofrecido a los que cobraron el Bonar 24 incluyó la opción de comprar un título a dos años de YPF Luz, la subsidiaria de generación del gigante petrolero. A juzgar por la respuesta del mercado, fue una opción atractiva. La empresa, que buscaba US$50 millones, recibió ofertas de compra por sus obligaciones negociables por US$98,6 millones, pero aceptó suscripciones por US$75 millones para no pagar una tasa mayor al 10,24% anual y quedar en línea con el rendimiento de los bonos 2021 de YPF. Los fondos financiarán inversiones (en los parques eólicos Los Teros de Azul, y Cañadón León, de Santa Cruz; una nueva central de cogeneración en La Plata, y el cierre de ciclo de la Térmica El Bracho) que sumarán 634MW a los 1819MW que hoy opera la firma.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.