Columnista invitado. El mercado amenaza con hacer las correcciones