El problema de los ni-ni: qué herramientas darles para su integración