El resto de América Latina no sale ilesa de la desaceleración de Brasil