Perspectiva global. Francia tiene sus penas como para criticar a Gran Bretaña