"La clave es conseguir dólares genuinos"

Diego Coatz
(0)
19 de abril de 2015  

-¿Cómo compatibilizar la falta de dólares con un proyecto de desarrollo industrial?

-Al país le faltan dólares genuinos, principalmente por problemas que no se derivan del comercio. Hasta 2011 se pudo crecer, importar, otorgar dólares para ahorro y pagar deuda con las reservas acumuladas durante los años previos. En ese momento había que hacer cambios graduales, pero la respuesta fue el cepo cambiario con los resultados que en la actualidad observamos. Es verdad que cuando el PBI per cápita crece se demandan más productos importados: bienes de capital y bienes de consumo de alta tecnología. Por cada 1% de crecimiento se necesitan US$ 2500 millones adicionales. A eso se suman las divisas necesarias para importar energía. La solución consiste en diseñar en serio una estrategia productiva. Invertir en infraestructura y producción (con financiamiento externo si hace falta), exportar más y mejor, y sustituir estratégicamente importaciones en sectores donde existe potencial (que son muchos). Si no vamos por este camino volveremos al péndulo que nos caracteriza como país: deuda para estabilizar la macro sin transformar la estructura y luego un nuevo ciclo de ajuste. La clave es generar dólares realmente genuinos.

-¿Cómo hay que hacer para relacionarse con las grandes potencias como China?

-Lo que tenemos que entender es que el mundo no regala nada, sea China (que necesita empleo), la Unión Europea (crecimiento), Brasil o los Estados Unidos. En un mundo que transita, al menos desde lo comercial, por un sistema multipolar con el poder repartido, debemos ser inteligentes para negociar con cada bloque las condiciones más beneficiosas para nuestro desarrollo. Como fue planteado, el acuerdo con China es un poco más de lo mismo: posponer una política de desarrollo a cambio de financiamiento de corto plazo.

-¿Cómo se resuelve el conflicto por Ganancias?

-Hay que cambiar el enfoque y transformarlo realmente en un impuesto a los ingresos altos. Eso significa que no tiene que focalizarse tanto en los trabajadores en relación de dependencia. El Gobierno tomó el camino fácil de recaudar "cazando en el zoológico". Eso hace que haya muchas distorsiones. Hoy paga más por su ingreso un empleado que cobra $ 25.000 en mano y alquila que un dueño de diez departamentos que los pone en alquiler y sólo tributa Bienes Personales por el valor fiscal y no el real de los mismos. Un sistema impositivo progresista y pro desarrollo tiene que ser más creativo e incentivar la producción y el trabajo, no la renta. Y, obviamente, mejorar la calidad de los servicios y el gasto público.

  • El autor es economista jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA),Diego Coatz economistade la UIA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.