La debilidad del euro apuntala a los grandes exportadores europeos