La inflación de abril fue la más baja desde la devaluación

En el último mes los precios aumentaron un 0,1% y en el año acumulan un alza del 2,5%
Alfredo Sainz
(0)
7 de mayo de 2003  

A menos de dos semanas de las elecciones en las que se definirá si sigue o no en el cargo, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, puede mostrar la inflación más baja desde la devaluación del peso, en enero del año pasado.

El aumento en los precios minoristas en abril alcanzó a sólo 0,1 por ciento, con lo que la suba acumulada en el primer cuatrimestre del año asciende a 2,5 por ciento, ubicándose en niveles similares a los de la convertibilidad, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Los números del mes pasado contrastan fuertemente con los del mismo mes del año pasado, cuando Lavagna asumió el cargo y la inflación se disparó al 10,4 por ciento, la tasa más alta desde la salida del 1 a 1.

En abril último, además, volvió a registrarse por segundo mes consecutivo una deflación en los precios mayoristas (-1,9%), aunque el índice del sector arrastra un incremento del 114% desde diciembre de 2001. Los economistas, sin embargo, advierten que la estabilidad en los precios y el costo de vida registrada en los últimos meses se sustenta, en gran parte, en el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos, que no se puede mantener indefinidamente.

La caída de la inflación en abril se explica básicamente por dos razones: el retroceso del precio del dólar en las últimas semanas y las agresivas ofertas y promociones de los supermercados.

La conjunción de ambos factores posibilitó una reducción del 0,3% en los precios de los alimentos y bebidas en general, que en el caso de los productos que integran la canasta básica se profundizó al 1,2 por ciento. Pese a la baja de abril -que fue la segunda registrada en el último año-, la canasta básica de alimentos acumula un alza del 76,2% desde diciembre de 2001 hasta la fecha.

El desplome del dólar impactó, principalmente, en el precio de los productos básicos o commodities, que eran los que más crecían a medida que trepaba la cotización de la divisa norteamericana. Los mejores ejemplos de este comportamiento, ligado a los vaivenes del dólar, son los del aceite de maíz y la harina, dos productos que son fácilmente exportables. El aceite arrastra desde la salida de la convertibilidad una suba del 213,8%, pero en el último mes cayó un 5,7 por ciento. Por su parte, la harina de trigo aumentó desde diciembre hasta ahora un 145,1%, pero el último mes bajó un 0,8 por ciento.

En el Indec, además, advierten que la baja en los alimentos que integran la canasta básica podría haber sido mayor que la que indican los números oficiales.

"En nuestras mediciones no están incluidas todas las ofertas que realizan los supermercados, porque en muchos casos esas promociones están vigentes sólo durante el fin de semana y los relevamientos de precios del Indec únicamente se hacen los días hábiles", explicó Graciela Bevacqua, directora del Indice de Precios de Consumo del Indec.

El menor costo de los alimentos fue acompañado por prácticamente todo el resto de las categorías de bienes y servicios que conforman el índice de precios al consumidor. La única excepción fue el rubro indumentaria, que registró un aumento del 4,3%, que es atribuible al cambio de temporada.

Efecto tarifas

Las estimaciones oficiales coinciden a grandes rasgos con las mediciones realizadas por los economistas y consultores que muestran un desaceleramiento, y en algunos rubros una baja, en los precios minoristas. Según la medición que realiza la consultora CCR, en la tercera semana de abril, la inflación de bolsillo -un índice que mide los precios de los artículos que efectivamente adquirieron los consumidores- retrocedió un 1,65% en comparación con la segunda semana del último mes.

Sin embargo, desde el sector privado advierten que no será tarea fácil mantener estos bajos índices. "Está claro que hubo un éxito del Gobierno en controlar el tipo de cambio y los precios internos, pero no hay que perder de vista que las tarifas siguen congeladas y cuando se autoricen las subas van a impactar directo en la inflación", señaló Camilo Tiscornia, economista del estudio Orlando Ferreres.

El economista además destacó que la tasa de inflación difícilmente se pueda mantener en niveles tan bajos si se produce una fuerte reactivación económica. "Si la economía vuelve a crecer fuertemente la inflación no podrá0 mantenerse por debajo del 3% mensual", agrega Tiscornia.

Cayó el costo de la construcción

El descenso del costo de la mano de obra impulsó en abril un descenso del 0,4 por ciento en el costo de la construcción. Según el relevamiento que realiza el Indec en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, el índice de precios del sector registró su segunda baja en el año, aunque en el primer cuatrimestre de 2003 acumula una suba del 1,2 por ciento.

"El peso de la mano obra, que registró una baja del 1) en abril, influyó en el índice negativo de la construcción", reconoció Edgardo Suárez, director de Estadística de Servicios y Precios del Indec.

La disminución en el valor de la mano de obra contrastó con los leves aumentos que se produjeron en los otros componentes del costo de la construcción, como los materiales y los gastos generales, que aumentaron en ambos casos un 0,1 por ciento.

Las principales subas de materiales en el mes se registraron en hierro para la construcción (con una suba del 2,7%), la arena y la tosca (1,4%), los sanitarios de loza (1,2%), y los cables y conductores (1,2 por ciento).

En cambio, en abril hubo importantes bajas en tableros e interruptores eléctricos (-2%), maderas para techos y pisos (-1,4%), artefactos de gas (-1,3%) y ascensores (-1,1 por ciento).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.